Ultimos artículos:

EGIPTO - Una princesa egipcia fue la primera afectada por aterosclerosis de la historia

Mediante una tomografía computerizada (TC) de todo el cuerpo, se han visualizado las arterias coronarias de la princesa egipcia y en ese estudio se ha hecho evidente la enfermedad que padecía.

Se trata de la princesa egipcia Ahmose-Meryet-Amon, que vivía en Tebas-Luxor, entre 1850 y 1550 a.C.

La princesa es considerada la primera persona en la historia de la humanidad diagnosticada de enfermedad arterial coronaria, aunque en su caso no se debió a los malos hábitos que hay en la actualidad, todo lo contrario, según esos mismos estudios, Ahmose-Meryet-Amon llevaba una dieta rica en frutas, verduras, poca carne y una vida activa.

Dentro del estudio "Horus", han analizado la aterosclerosis a 52 momias egipcias de las cuales 44 de ellas se pudieron reconocer las arterias y en 16 el corazón. En 20 de las momias estaba presente la calcificación arterial, que es un marcador de la aterosclerosis. La mayoría de las momias rondaban los 45 años de edad, por lo que los investigadores creen que este problema de salud era algo común en los egipcios de esas edades.

Sin embargo y aunque la enfermedad aparece en otras momias, tan sólo ha sido visualizada con claridad en la princesa Ahmose-Meryet-Amon.

La princesa murió a los 40 años y tenía aterosclerosis en dos de sus tres arterias coronarias principales, lo que en la actualidad la habría llevado a someterse a una operación de "by-pass".

Según el co-autor principal de este estudio, Gregory S. Thomas, director de Educación de Cardiología Nuclear de la Universidad de California - EE.UU., "en la actualidad, la princesa habría necesitado una operación de "by-pass", sobre todo es sorprendente la cantidad de aterosclerosis que hemos encontrado".

"Pensamos en la aterosclerosis como una enfermedad propia del estilo de vida moderno, pero está claro que también existía hace 3.500 años. Nuestros descubrimientos, ciertamente, ponen en tela de juicio la percepción de la aterosclerosis como una enfermedad moderna".

Aunque la princesa llevara una dieta sana y su estilo de vida aparentemente era activo, no pudo escapar a la enfermedad y es una de las preguntas que se han hecho los científicos, lo que los ha llevado a pensar que podría existir todavía algún factor de riesgo desconocido para esta enfermedad cardiovascular o un vínculo que todavía no comprendemos. También señalan un probable efecto de la herencia genética.

Por otro lado también existe la posibilidad de que una respuesta inflamatoria a las frecuentes infecciones parasitarias que eran muy comunes en Egipto podrían haber predispuesto a la aparición de enfermedades coronarias, que sería algo parecido al VIH, que también están predispuestos a sufrir enfermedades coronarias de forma temprana.

La princesa procedía de una familia noble. Su padre, Seqenenre Tao II, era el último faraón de la Dinastía número 17, por lo que la dieta de Ahmose-Meryet-Amon seguramente estaba compuesta por otros alimentos que no comían el resto de los egipcios de los pueblos, su dieta no sería la misma que el resto de la población.

Es posible que la princesa consumiera más platos de lujos con más carne y grasas, además de que la comida se conservaba en sal, por lo que también pudo producirle un efecto muy negativo sobre su salud.

2 comentarios:

Mamen O. dijo...

Desde luego las nuevas tecnologías nos están permitiendo conocer aspectos increíbles de la antiguedad. Gracias por mostrárnoslos Lourdes

Destylou dijo...

Hola Mamen, graciass a vosotros por estar ahí

saluditoss

Related Posts with Thumbnails