Ultimos artículos:

Viriato - El héroe

Viriato fue el héroe de la tribu lusitana que hizo frente a la expansión de Roma.

En aquella época, España no era España y Portugal tampoco era Portugal.

Los romanos y cartagineses se disputaban el dominio mediterráneo que incluía a Hispania, que Viriato dominaba.

Era un héroe, un gran genio militar y quizás, el último de los jefes de aquellas tribus de lusitanos que se iban retirando para dar paso a la expansión romana. Viriato consiguió crear un imperio, su poder era grande entre la población indígena. Se dice que nunca ha existido ese poder indígena, ni antes, ni después de Viriato.

El territorio que abarcaba el dominio de Viriato era muy extenso, desde el valle del Guadalquivir al valle del Ebro, entre el Duero y el Guadiana, incluyendo la actual provincia de Zamora, gran parte de la provincia de Salamanca, el territorio occidental de la provincia de Ávila, Extremadura, el occidente de la provincia de toledo y gran parte de Portugal.


No se sabe con certeza la fecha de su nacimiento ni el lugar, ya que no se dispone de documentación ni datos en su bibliografia.

Según una leyenda popular nació en Portugal, pero esa misma leyenda sitúa su nacimiento en España, aunque tampoco se sabe el lugar exacto.

Estatua Viriato en Zamora - España
La tradición oral menciona dos lugares españoles como los que vieron nacer a Viriato, Torrefrades y Guijo de Santa Bárbara. En cuanto a Portugal, serían los Montes Hermínios (Serra de Estrela).

En torno a la persona de Viriato se han formado muchas leyendas a lo largo de la historia. Considerado como el primer héroe Portugués y Español, ya que lideró una confederación proclamada "tribus ibéricas".

Los romanos lo reconocieron como líder de los lusitanos "dux lusitanorum" y existe una única referencia de su tribu nativa en Diodoro Sículo.

Cazador y pastor según Tito Livio y según Apiano (historiador de Alejandría), uno de los guerreros que escapó de la encerrona del cónsul Galba y también, que fue un líder justo y fiel.

«Aniquiló a numerosos romanos y dio muestra de grandes hazañas», Apiano - Libro sobre Iberia - VI de su Historia Romana.

Lo que es seguro, es que Viriato no fue un solamente un pastor. Fue capaz de mantener en jaque durante muchos años a las legiones, derrotándolos en varias ocasiones, dominando de esa manera las dos Hispanias, la ulterior y la citerior.

Mató a miles de aliados y soldados romanos.

Roma inició la conquista de Hispania (Segunda Guerra Púnica - Siglo III a.C.), cuando el Senado envió un ejército para bloquear el envío de refuerzos a Aníbal, que se encontraba en Italia. Aquella conquista duraría 200 años y la Guerra Lusitana es una de las que están mejor documentadas.

Sobre 150 a.C., Servio Sulpicio Galba mandaba en el ejército y atacó los restos de la resistencia lusitana. Los lusitanos temían la destrucción de sus tierras y enviaron una embajada a ver a Galba, que la recibió de forma muy cortés y prometiéndoles que les entregaría las tierras, pero aquello era una trampa y los soldados romanos masacraron a los lusitanos, que se encontraban todos desarmados. De aquella matanza se pudo escapar Viriato.

Los lusitanos estuvieron a la defensiva durante tres años, pero quedaron cercados en Turdetania por Cayo Vetilio, en el año 147 a.C., por aquellos momentos sería elegido como líder de los lusitanos a Viriato.

Viriato se ofreció a sacarlos a todos de la ciudad, pero a cambio tenían que seguir sus órdenes, algo que aceptaron, llevaban varios días sitiados. Entonces se lanzaron contra el ejército romano para retroceder cuando los romanos se estaban preparando para un combate y aprovechando aquel desconcierto creado por la iniciativa, los lusitanos rompieron varios cercos, logrando Viriato la victoria y de esa manera consiguiendo el mando de la confederación de las tribus, que durante varios años estuvieron luchando a sus órdenes contra Roma.

Apiano: Dispuso a sus tropas en línea de batalla como si pretendiera combatir, pero les dio órdenes de dispersarse tan pronto como montara a su caballo, alejándose de la ciudad de Tribola por distintas rutas, y le esperaran allí. (…) eligió a mil hombres de su confianza y combatió todo el día a los romanos, atacando y retrocediendo gracias a sus rápidos caballos. Tan pronto como conjeturó que su ejército se hallaba a suficiente distancia y a salvo, huyó, salvando así a sus hombres de una situación desesperada... Guerras Extranjeras “Guerras en Hispania”

Así estuvieron durante varios días, utilizando la táctica de las guerrillas con mucho éxito. Acabaron con la vida del cónsul Cayo Vetilio, porque lo confundieron con un soldado más que se había quedado aislado en una escaramuza. Después Viriato venció a Cayo Plaucio, Claudio Unimano y C.Nigidio.

Quinto Fabio Máximo Emiliano trajo otras fuerzas y la experiencia militar con la que contaba hizo que Viriato tuviera que retirarse, cediendo una de las ciudades principales de su dominio.

Viriato comenzó a tener contactos diplomáticos con otras tribus ibéricas, consiguiendo que muchas de ellas se declararan también en guerra contra los romanos. De esta manera volvería a conseguir el terreno que había perdido anteriormente.

Al ver lo sucedido, los romanos volvieron a enviar a Quinto Fabio Máximo Serviliano con más soldados y elefantes. Aunque los lusitanos se resistían, se volvieron a ver obligados a retroceder.

Viriato convenció a otras tribus para que atacasen al ejército romano por la retaguardia, igual que lo hizo años antes. El ejército romano tuvo que retroceder nuevamente y Viriato aprovechó para volver a atacar.

Aquella maniobra militar de Viriato fue brillante. Consiguió acorralar a Serviliano y al mismo tiempo, firmar un acuerdo de paz a cambio de la vida de éste.

Los romanos reconocieron entonces a Viriato como dux "líder", otorgándole el título de amigo del pueblo romano.

Aunque habían llegado a un acuerdo de paz, los romanos no podían permitir la existencia de Viriato y fue en el año 139 a.C., cuando sobornaron a los embajadores lusitanos Audax, Ditalco y Minuro para que lo mataran.

Muerte de Viriato - Pintor José Madrazo
Cuando Viriato volvía a su campamento, lo mataron mientras dormía. Después fueron al campamento romano a cobrar la recompensa que les habían ofrecido, pero el cónsul Servilio Cepión, que era sucesor y hermano de Serviliano, ordenó que los ejecutaran con la famosa frase:

"Roma no paga a traidores"

Las cenizas de Viriato fueron mezcladas con las de su mujer y esparcidas por la montaña, en Cuenca.

El sucesor de Viriato era Táutalo, que aunque no tenía las cualidades de Viriato, era un buen diplomático que consiguió firmar la paz.

El cónsul Marco Popilio Laenas entregó finalmente a los lusitanos las tierras que habían sido la causa de la larga guerra, pero sólo en los tiempos de Augusto se lograría la paz.

4 comentarios:

Jaume dijo...

Ahora con la visión de Hispania el poder de Viriato esta en boga y esta entrada actualiza muy bien quien fue y que méritos se le deben reconocer.

Lourdes dijo...

Hola Jaume:

Gracias por tus palabras. La historia es la historia, aunque hay personajes que alrededor de ellos se crea mucha leyenda por muchos motivos, pero lo que hay que intentar es contar lo que se sabe sin fábulas.

Saludos!

Admin dijo...

Me gustaría aportar que sobre la constancia de la tradición oral del nacimiento de Viriato en Guijo de Santa Bárbara se tiene constancia escrita desde el siglo XVI, donde el escritor Gabriel Azedo de la Berrueza destacaba esta historia en su libro "Amendidades y Florestas en La Vera", incluso Carlos V al cruzar hacia Yuste se refirió a un grupo de guijeños como "Vosotros descendientes de Viriato".

Lourdes dijo...

Hola Admin:

Es cierto, hay constancia de que naciera allí. Gracias por el aporte.


Saludos!

Related Posts with Thumbnails