Ultimos artículos:

El Templo de Salomón

En la antigüedad, todo edificio sagrado era cósmico, estaba hecho a imitación del universo y reproducía así la estructura íntima del mismo.

Según los ritos y métodos de construcción hindúes, el templo es la cristalización de la actividad celeste, en el Antiguo Egipto descubrieron un espacio religioso con la afirmación de: "este templo es como el cielo en todas sus partes".

El edificio comienza por la orientación, un rito que establece una relación entre el orden cósmico y el orden terrestre, entre el orden divino y el humano.

"Templum", término latino, significó el sector del cielo que el augur romano delimitaba con la ayuda del báculo. Se observaban en él los fenómenos naturales como el vuelo de los pájaros, es por esto que la palabra templo está en relación con la observación de los astros, por lo que en el lugar se llevaban a cabo todas las investigaciones astronómicas.

El arquitecto romano vitrubio describió el procedimiento tradicional de hacer la orientación universal.

Se orienta por medio de un gnomon y se llevan a cabo tres operaciones: trazado del círculo, trazado de ejes cardinales y orientación y trazado del cuadrado base.

Es un lugar de unión del cielo y la tierra, siendo el santuario el centro por donde pasa el eje que enlaza las tres regiones cósmicas.

Se explica lo que canta San Máximo el Confesor en su poema sobre Santa Sofía de Edesa: "es una cosa realmente admirable que en su pequeño tamaño, (este templo) sea semejante al vasto mundo".

El Templo de Salomón se hizo con estas creencias. No se sabe el motivo de su destrucción. Su estructura y mobiliario fueron interpretados de acuerdo con las correspondencias del simbolismo cósmico. Así decía Flavio Josefo: "la razón de ser de cada uno de los objetos del templo es recordar y figurar el cosmos".


Primero fue la Tienda Santa, las dimensiones que están escritas en el libro del Éxodo (36-8-38), se formaba de veinte tablones de acacia revestidos con lienzos de lino.

Era la "tienda de reunión", tenía un espacio interior dividido en dos estancias separadas por una cortina. El espacio del Sancta Sanctorum era de forma cúbica, lo antiguos orientales vieron que en esta forma una imagen del cielo; en este espacio había una oscuridad total, según una creencia antiquísima Dios habita en lo oscuro.

La tienda estaba ubicada en un patio rodeado por sesenta columnas y revestida de plata, los espacios intermedios cubiertos de cortinas de lino.

En la parte oriental de este patio, ante la puerta de la tienda estaban el altar de los holocaustos, que era una caja de madera de acacia recubierta de cobre y adornada con unos cuernos que aludían a la divinidad, habían también lavamanos para los sacerdotes.

En la parte oriental estaba el Arca de la Alianza y en el espacio interior occidental el altar del incienso o perfumes, mesa de los panes de la proposición y candelabro de los siete brazos.

Seguramente esta idea venía del mundo religioso de la mitología mesopotámica como una referencia al árbol universal o árbol de la vida.

Todo esto era el utillaje litúrgico de la tienda, que era portátil así como lo fueron algunos santuarios cananeos.

La idea de este templo fijo surgió hacia el año 1000 a.C., a raíz del traslado de la capital de Hebrón a Jerusalén.

Cuando David conquistó la fortaleza jebusea construyó su palacio y un tabernáculo para la instalación del Arca, de tal manera que la "ciudad de David" pudiera transformarse en el centro religioso de Palestina.

Salomón hizo el verdadero templo cuando amplió la capital. Tanto las medidas como su esplendor están descritos en la Biblia, por ello sabemos que su planta se adaptaba a la "casa larga" mesopotámica o templo con vestíbulo.

La nave (habitación larga) y el adytum (cámara cuadrada). Estaba orientado en dirección este-oeste, con un patio para el altar de los holocaustos frente a la puerta del templo, adornada con dos columnas de bronce que medían 12 codos de alto por 4 de diámetro.

La nave tenía dos espacios: el santuario o debir y el lugar sagrado o hekal.

En el patio estaba el altar de los holocaustos a manera de zigurat de tres pisos que se accedían por medio de una escalera.

El Mar de Bronce, era una pila gigantesta metálica de 10 codos de diámetro y 5 codos de profundidad que se apoyaba en doce bueyes dispuestos en cuatro grupos de tres, colocados en la dirección de los puntos cardinales.

El templo fue construido según el modelo de la tienda santa antes descrita, sus medidas, sin los edificios anexos, parecen haber sido el doble que aquella.

Hasta el día de hoy no ha sido posible realizar excavaciones en el Templo de la Roca o Mezquita de Omar donde estuvo el Templo de Salomón. La "Roca Sagrada" de la mezquita actual fue la del templo salomónico y no se sabe con seguridad si sobre ella estuvo el arca o el altar de los sacrificios.

Algunos elementos de la forma de este templo hebreo vienen de la arquitectura fenicia ya que Salomón encomendó al arquitecto Hiram de Tiro su construcción.

Las dos columnas de la fachada pueden tener orígenes neolíticos.

Los nombres de Jakin y Boaz señalan Mertens como probable que deriven de inscripciones que debieron tener y que empezaban por estas palabras: "Que él erija (Jakim) esta casa" y "con poder (Boaz) expulse de estas puertas a todos sus enemigos".

El esfuerzo que realizó Salomón en esta construcción religiosa fue muy grande. En el pueblo de Israel no habían tradiciones artísticas.

El templo fue una imagen cósmica, Salomón cumplió lo que le ordenó Yahvé: "Tú me ordenaste edificar un santuario en tu monte santo y un altar en la ciudad donde habitas, imitación de la tienda santa que habías preparado desde el principio".

La armonía la reproducía la tienda, que era un tipo de espacio sagrado, sus medidas fueron reveladas por Dios a Moisés en el Sinaí; la cubierta de la tienda tenía sentido cósmico y aludía a la bóveda celeste, que era la imagen más impresionante de Dios, como revelación de la morada en la que habita.

La orientación es el tema central de un templo, la armonía que este microcosmos terrestre tiene con el gran cosmos.

Las columnas de la fachada señalaban la variación del amanecer del sol en el horizonte entre los solsticios de verano e invierno cuando lo observaba el sacerdote sentado en una silla colocada en el centro de este lugar sagrado, él miraba de cara al sol en el amanecer.

El Mar de Bronce es otro objeto ritual en relación con la orientación, servía para la abluciones de los sacerdotes, aunque por su altura era poco funcional.

La orientación está clara porque los bueyes habían sido distribuidos en cuatro grupos de tres para poder relacionarlos con los puntos cardinales, se comprenden que algunos exégetas vieran el Mar de Bronce en su origen como un observatorio astronómico que determinaba y señalaba en el cielo la vuelta periódica de los ciclos litúrgicos, con correspondencia de las tablas astrales, solares y lunares, merced al juego de la doble numeración decimal y duodecimal.

El sentido cósmico del templo se subrayaba por las tres esferas que lo comprendían; el cielo, la tierra y el mar.

La tierra estaba representada por el tabernáculo en el que estaban los elementos litúrgicos del candelabro, la mesa de las proposiciones y de altar de los perfumes

El mar y el agua aludía el atrio con el Mar de Bronce.

El cielo por la cámara oscura del Sancta Sanctorum que era la morada de Yahvé.

Related Posts with Thumbnails